Los suicidios de la crisis: la vida de los que menos culpa tienen

Es triste. Es triste que siempre paguen los que menor culpa tienen en la mayoría de los asuntos. Y lo peor de todo es que a pocos parece importarles. A mi encanta ver a nuestros políticos pidiendo esfuerzos, esfuerzos en Sanidad, esfuerzos en Educación, esfuerzos en impuestos indirectos, y esfuerzos en servicios. Esfuerzos que sirven para que el Estado español tenga más recursos, porque los que tenía se han dilapidado en malas gestiones.

Sin embargo, las malas gestiones no las hemos hecho los ciudadanos, si no los propios políticos. Y no me importa si en el caso de España han sido los del PSOE los que han malgastado, porque aunque así fuera, la verdad es que los del PP aún siendo políticos, siguen teniendo los mismos privilegios que sus colegas de la oposición con una situación que no es precisamente buena para la economía española.

Y esto ocurre en todo el mundo que está en crisis. Los ciudadanos, que en épocas de vacas gordas llevaban sus impuestos al día, vieron como España gastaba más de lo que tenía sin poder hacer nada; y ahora, en época de vacas flacas tienen que pagar los errores de una clase que nunca renunció ni renunciará a sus privilegios.

Y en Italia, el coste de la crisis se mide ya en vidas, porque una oleada de suicidios por la situación económica inunda el país. Y mientras, ellos siguen en sus sofás con sus coches de lujo, con patrimonios millonarios y con tres altos cargos más honorarios por los que cobran 100 veces lo que un ciudadano medio. ¿Quienes son los culpables de la crisis? No es la clase política la que ha gestionado mal al país. Pues que lo paguen ellos. No aquellos que hemos pagado impuestos asumido esfuerzos y que ahora nos vemos al borde de la ruina, mientras políticos de aquí y de allá siguen sumando privilegios.

Y cuidado, porque quizás lo que sucede hoy en Italia, se contagie, como les gusta decir a los expertos de mercados, a España.Y entonces verán que ni al PP ni al PSOE le importamos los españoles, si no solamente mantenerse en el poder.

Más info | El País

¡Comparte!