Las dictaduras que los EE.UU sostienen

Los conflictos que se han desatado en Túnez, Egipto y Yemen, entre otros países de origen árabe; pero sobre todo en Egipto, donde Mubarak se empeña en mantenerse en el poder, han sacado a la luz asuntos, referentes a la política exterior americana, que aunque son de conocimiento público, no se suele hablar de ellos. Y si todos sabemos que EE:UU no es un santo, y se salta todas las normas posibles y pos haber; lo cierto es que el otro «eje», como le gustaba a Bush llamarle, no tenemos mejores representantes. Y es cierto que EE.UU sostiene dictaduras en el mundo, es cierto que prefieren darle un sí, a un dictador que se mantiene alejado de un islamismo religioso que puede acarrearnos problemas a todo el mundo, sobre todo a los occidentales.

Desde un punto de vista ético, mantener dictaduras externas, a sabiendas de que son gobiernos injustos, no es que diga mucho de las políticas americanas, pero si esto no es ético, ¿sería ético arriesgar la seguridad del mundo, ante unos radicales locos que quieren apoderarse del mundo, con mentiras de tinte religioso? La respuesta no es fácil, y cada uno puede defender su posición. En este caso, la mía la tengo clara, no estoy de acuerdo con muchas de las cosas que se hacen desde los EE.UU, pero sé que yo siempre estaré de parte de quien me deje vivir en libertad.

Volviendo al tema de las dictaduras que los EE.UU sostienen, aquí os dejo las fundamentales, aunque por supuesto, sobra decir que Murabak en Egipto, o el anterior soberano Iraní, estaban aprobados por los poderosos EE.UU:

Arabia Saudí y el rey Abdullah con su poderosa fuente de petróleo.

Jordan y el rey Abdullah II de Jordán, el cual ha actualmente nombrado un primer ministro debido a las fuertes protestas.

Turkmenistan: el gas del país, y los problemas que podría ocasionar que se unieran a las causas de los vecinos hacen que los EE.UU hagan más que la vista gorda

Uzbekistan: más de lo mismo. Su presidente desde 1991, Islam Karimov, parece gustarle la idea de los dólares americanos, a cambio de dejar a los americanos su terreno para librar sus guerras pendientes con Medio Oriente.

Más info | Salon