Intereconomía, y el extremismo de la derecha

La semana pasada, la publicación de El Jueves incluía un poster en el que se hacía una representación del canal televisivo, el cual defiende en la mayoría de los programas un extremismo de derecha, que la mayor parte de las veces parte del insulto como estandarte de turno.

Sinceramente, no puedo casi más que concordar con todo lo que según la redacción de El Jueves se come este dragón de Intereconomía, y es que el fascismo y el odio al PSOE se han convertido en casi su modo de ser. Sin embargo, hay una cosa que me preocupa más allá que un canal televisivo defienda ideales de extrema derecha. Y es que lo que me preocupa, es que actualmente con la que tenemos liada en el PSOE, y con casi 8 años de no saber hacer, la labor de Intereconomía puede convertirse en un verdadero peligro. Y es que si la gente está cansada de un PSOE que no da lo prometido, lo cierto es que pasarse al PP será la opción  de muchos, pero que Intereconomía abogue por este tipo de contenidos puede terminar en que se cree o que se exalten otro tipo de partidos, alejados de los ideales de la centro-derecha del PSOE, como los que ya existen, en muchos otros países de Europa.

Y, se imaginan un partido de extrema derecha en el período actual que vive España? ¿Se imaginan las heridas que se abrirían? ¿La inmigración de la cual vivimos? ¿Los privilegios a los que hemos acostumbrado a la clase obrera? Cientos de interrogantes que vendrían con no poco dudosas respuestas.

Y la libertad de prensa me parece genial. Me parece perfecto que Intereconomía opine lo que le parece. Pero a veces, la caja tonta, por la influencia que tiene, y por el escaso pensamiento crítico de muchos ciudadanos, puede desencadenar hechos, que no somos capaces de prever.

Foto | Portadas de Realidad