Declara el concejal que dijo haber recibido una dádiva de 12.000 euros de Nadal

Palma.- La jueza del “caso Voltor” ha citado a declarar hoy al concejal de Unió Mallorquina (UM) Bartolomé Plomer, quien dijo a la policía que recibió 12.000 euros del ex conseller de Turismo Miquel Nadal como gratificación por su trabajo en el Ayuntamiento de Soller.

Plomer prestó en febrero declaración ante la policía como detenido por malversación y falsedad, y afirmó que cuando Nadal era conseller se reunió con él y le hizo ver que “había hecho mucho trabajo como edil en el Ayuntamiento de Soller”.

Por ese motivo, indicó, Nadal le dijo que le gratificaría su labor con 12.000 euros y que “ya arreglaría él” los pormenores de esta dádiva, tras lo que le ingresó esa cantidad en su cuenta del banco.

También está hoy citada a declarar Luisa Tortella, ex directora del Centro de Investigaciones y Tecnologías Turísticas de las Islas Baleares (CITTIB) y mujer de un sobrino de la ex presidenta de UM y del Parlament balear, Maria Antònia Munar.

Tortella fue arrestada por esta causa y prestó declaración en febrero ante la policía, cuando sostuvo dos versiones diferentes.

En un principio, afirmó que la apertura de sobres de un concurso relativo a un estudio de marketing comparado (“benchmarking”) concedido por 360.000 euros a una Unión Temporal de Empresas vinculada con el empresario imputado Jacinto Farrús mediante un procedimiento supuestamente amañado fue “totalmente transparente” y que les fue “difícil” tomar una decisión porque las 13 empresas candidatas estaban muy bien valoradas.

Sin embargo, el mismo día por la noche volvió a comparecer y dijo que en su primera declaración no se había expresado “con claridad”. En esta segunda ocasión, afirmó que se cambió el resultado del concurso de “benchmarking”.

Así, si bien un viernes se otorgó a la empresa Cubic, el lunes siguiente se cambió la adjudicación a la UTE THR-Provista -vinculada a Farrús-, que ocupaba el sexto lugar en las valoraciones.

Según Tortella, fue el ex director general de Calidad Ambiental del Govern Antoni Oliver (UM) -imputado en el caso- quien pidió que se cambiara la adjudicación porque “tenía interés en que ganase la UTE”.

Tortella, nombrada directora del CITTIB por UM, también narró a la policía que Oliver le indicó que revisase varios expedientes que estuviesen faltos de documentación y los “vistiese”.

Asimismo, tendrán que comparecer hoy ante la jueza Carmen Abrines la administrativa del departamento jurídico del Instituto de Estrategia Turística (Inestur) Joana Cerdá y la técnica del CITTIB María del Mar Moratal.

Cerdá ratificó en su momento en dependencias policiales que el viernes recibió una llamada pidiéndole que “escondiera” el primer informe de adjudicación a Cubic del contrato de “benchmarketing”, y confirmó que finalmente se cambió la adjudicación.

Respecto a Bartolomé Plomer, aseguró que se le adjudicó un contrato menor en concepto de servicios como responsable de información turística de las pantallas táctiles en la Sierra de Tramuntana.

Cerdá indicó que en noviembre de 2009 se pagó a Plomer el servicio y que en una reunión posterior, y a raíz de la condena al ex miembro de UM Bartomeu Vicens, le ordenaron que “arreglara” algunos expedientes, entre ellos el de Plomer.

Fue María del Mar Morata la que, según declaró Cerdá, arregló el expediente de Plomer, lo cual consistió en “inventarse un estudio sobre el club náutico de Soller”.

Fuente de la noticia