Para De la Riva Pajín y Hitler son lo mismo

De la Riva, Valladolid, fumadores, ley antitabaco, Pajín

El alcalde de Valladolidad, Javier León de la Riva, ha vuelto a las andadas. Y nuevamente la ha tomado con la ministra Leire Pajín. No, en esta ocasión no se ha acordado de sus morritos, pero sí se ha acordado de Hitler. Nada más y nada menos. Así ha criticado De la Riva la ley antitabaco y la persecución que según él hay contra los fumadores.

Según De la Riva, animar a los ciudadanos a denunciar a los fumadores que incumplan la ley antitabaco es algo parecido a las denuncias de judíos que se dieron durante el nazismo y el Holocausto. ¿Cómo se sentirían las víctimas de la barbarie nazi, de todos esos horrores, esos sufrimientos, esas injusticias, esas muertes, si supiesen que un señor supuestamente culto, educado, un representante de todos los ciudadanos, un político, un alcalde, les ha comparado con unos simples fumadores?

No es la primera, y tristemente me temo que tampoco será la última, vez que el señor De la Riva nos sorprende con las joyas que salen de su boca. ¿Realmente se sienten así los fumadores, como se sentían los judíos en el Holocausto? ¿Se sienten perseguidos, marginados, injustamente tratados, castigados o maltratados? ¿Se sienten víctimas? Espero que no, porque creo que sería muy triste que alguien se sintiese así únicamente porque no le dejan fumar y también sería muy triste que los fumadores apoyasen estas declaraciones y esta comparación del señor De la Riva.

Como igual de triste es también que un alcalde, sea del partido que sea, tenga que recurrir a este tipo de declaraciones para salir en los medios. ¿Acaso no tiene otra estrategia para hacerse notar que caer en el insulto, la falta de educación y de respeto y las declaraciones absurdas y sin sentido? Perdón, se me olvidaba que el alcalde de Valladolid cree que este tipo de declaraciones polémicas tienen un efecto bumerán que le dará votos en las próximas elecciones de mayo. No sé si se los dará o no, francamente, espero que no, pero qué triste conseguir votos así.

Fuente | El Mundo

Ir arriba