Valeriano Gómez se defiende como puede de los datos del paro

Valeriano Gómez es un desastre. Y es que no hay más palabras. Sinceramente si yo fuera Ministro de Trabajo, con las leyes que han colocado en el mercado en las que los derechos ya no pueden ni llamarse eso por naturaleza, y siendo socialista, casi sindicalista convencido, como poco me retiraría. Como poco digo, porque con 5 millones de parados no se podría hacer menos.

Pero aquí, con más cara que espalda, al señorito todavía se le ocurre alardear, alardear criticando por supuesto a los de la oposición, que para los que no se acuerden, ni pintan ni montan en un pastel que lleva subiendo como la espuma durante los dos mandatos socialistas. Un pastel que nos coloca a la cabeza, pero no en innovación tecnológica, o en productividad, no a la cabeza en número de parados en toda Europa. Y además, con cifras para los jóvenes que bien rozan casi el 50% y lo superan según las comunidades

Con su frase: “quizá debería pedir disculpas quien está planteando reducir drásticamente el coste del despido”, aludiendo a la oposición me ha dado ganas, con perdón, de escupirle a la cara. Porque socialista y sindicalista sí, pero yo me he tenido que escapar de España para tener un futuro, como joven y ahora me dicen que pague 3600 euros para convertir mis años de becaria en años para cotizar.  ¿Coste del despido, dice? Primero haga que el mercado se componga, y que se creen puestos de trabajo. O al menos déme la oportunidad de crearme el mio, con ayudas para comenzar y con menos trabas burocráticas.

Y por cierto, totalmente de acuerdo con los que quieren que el despido salga gratis, pero solo aplicado a la clase política, entre la que estad usted señor Valeriano.

Más info | Público

¡Comparte!