Ahorrar gastos sólo en lo que no interesa

Ley Electoral, Junta Electoral Central, gasto, ahorro, crisis, déficit

Para una vez que PP y PSOE logran ponerse de acuerdo y es para gastar. Sí, gastar dinero al mismo tiempo que nos repiten por activa y por pasiva que tenemos que apretarnos el cinturón, que estamos en crisis, que hay que ahorrar y reducir así el gasto y el déficit público. Pero,  visto lo visto, parece que eso sólo es aplicable a los ciudadanos. Los políticos son inmunes a todo esto. Vamos, que se les puede aplicar eso de consejos vendo y para mí no tengo.

Parece que ahora eso de ahorrar ya no es tan importante, al menos hasta que no pasen las elecciones autonómicas y municipales que se van a celebrar el próximo 22 de mayo. Los partidos políticos quieren poner toda la carne en el asador durante la campaña electoral, aunque eso implique hacer la vista gorda en el gasto.

Porque eso es precisamente lo que han pactado PP y PSOE, mostrarse más permisivos y poder hacer campaña electoral con carteles y en los medios de comunicación incluso antes de los 15 días previos acordados en la Ley Electoral. Esta norma fue reformada hace sólo un mes con el acuerdo de los dos partidos que, sin embargo ahora se han vuelto a poner de acuerdo para modificar esa reforma para que todo esté a su gusto.

Ahora sólo falta que la Junta Electoral Central dé el visto bueno a esta modificación de la reforma y de esta forma los partidos políticos puedan hacer márketing electoral incluso antes de la campaña. Vamos, que aquí más que nunca puede aplicarse el refrán que dice hecha la ley, hecha la trampa.

 Está claro que nuestros políticos hacen las leyes, las reforman y las vuelven a modificar según les convenga en cada caso. Y encima tienen el morro de pedirnos a los ciudadanos que nos apretemos el cinturón, que ahorremos, que no gastemos porque estamos en crisis. Como si no lo supiésemos.

 Mientras ellos no hacen más que gastar dinero, en este caso en pre-campaña electoral. Pero, por muchos carteles que pongan, con actitudes así dicen mucho más de ellos, y no precisamente bueno.

Fuente | El País

Ir arriba