La mala leche del Diario Público

Parece que en España los periodistas estamos destinado a ser unos pelotilleros políticos por norma. No importa hacia donde miren, siempre los hay de un lado o de otro, aquí la neutralidad, o mejor dicho la objetividad se ha perdido, y parece que nadie la echa más de menos. Y eso es lo peor del asunto.

Porque hasta cierto punto puedo entender que un periódico, una empresa de comunicación, busque beneficios de distintos modos, y entre ellos mediante subvenciones políticas; pero eso, no debería suponer que cada vez que el lector paga por un ejemplar, o un anunciante elige medio sepa de antemano de que modo se piensa políticamente, y obligadamente para muchos dentro de la redacción.

Y si para bien o para mal lo sabemos, creo que esta vez los de Público han pasado los límites de lo que ya no tenía límites. Y es que en unas elecciones donde el PSOE había dicho que perdía, no se les ocurre nada mejor que sacar la foto de portada que les muestro en cabecera. ¿Qué quieren afirmar? ¿Que Rajoy y Aznar en momentos salen mal en las fotos? ¿Qué no son fotogénitos? Bueno, y qué. Para ser presidente, esa cualidad se pasa a un ámbito secundario.

En realidad con los resultados de IU, y siendo de Izquierdas mejor les hubiera ido sacando a Cayo Lara con buena cara, que ha conseguido el mejor aumento de escaños de todos los partidos. Pero lo que vende en España es el dedo en la yaga, y créanme que eso solo nos hace ser y parecer más imbéciles.

Más info | Público

¡Comparte!