Temporales, mejor para Valeriano Gómez

Sigo sin entender a los políticos. ¿Se imaginan la que se liaría si yo hoy publicase un artículo en El País defendiendo la gestión del PSOE, y mañana me fuese a Intereconomía a ponerlos calientes? Pues que me tacharían de hipócrita. Pero parece que en política todo está permitido. Y es que hoy se ha aprobado la reforma laboral que hace que el contrato temporal pueda seguir siéndolo, sin pasar a fijo obligatoriamente tras cuatro consecutivos. Al menos, será así durante los próximos dos años. Y como no había sucedido hace tanto tiempo, el PP se ha abstenido de votar, mientras que los nacionalistas han ido en contra, por extraño que parezca.

Y es que lo que se había dicho desde el PSOE en aquellos años que ya nos parecen tan lejanos, se ha desdicho como nunca antes en los últimos meses. Pasamos de prometer futuro, a conformarnos con lo que hay; de prometer igualdades sociales, a fomentarlas; de crear un sistema educativo más adaptado al mundo europeo, y nos hemos quedado a la cola; se ha prometido mejorar el paro, y se ha aumentado. ¿Será que nos hemos vueltos todos locos? Porque si no, no veo yo que sentido tiene que Rubalcaba sea, como reza la campaña, el candidato de los españoles. ¿De qué españoles? ¿De los liberados y sindicalistas, para que sigan chupando del bote?

Noticia | El País

¡Comparte!