España, un país de pandereta

España es un país de pandereta. O una república bananera, mejor dicho, una monarquía parlamentaria bananera. Ya no se ha esperado al viernes 13 para darnos la mala noticia, no fuese a ser que los congresistas supersticiosos se asustarán. Esta claro que el día da igual, porque lo que importa es el contenido, y además de que nos hayamos indignado con la subida del IVA del 18% al 21%, cosa que se esperaba en 2013 como muy temprano, las cosas no se han quedado en la subida del tipo normal, el que afecta a casi todo el mundo. También se aumenta el reducido del 8% al 10%, aunque el superreducido al 4% se mantiene, por eso de dejarnos comer ¿saben?

Pero no solo la subida del IVA ha sido el protagonista en el superrecortazo de Rajoy. A ello hay que sumar los impuestos especiales de medioambiente, la supresión de la deducción por vivienda, la reducción de la prestación por desempleo, la reforma apresurada de las pensiones, y que a los funcionarios se les suspende la paga extra.

Recortazo de Rajoy

Sin embargo, resulta que en este caso de todas esas reformas que necesitamos, como dice Rajoy y toda la comitiva, perdón por la palabra, de burros, pocas, muy pocas afectan a los de su “clase”. En particular, a los congresistas y diputados solo se les reduce la segunda paga extra . Además reducen un 30% el número de concejales, y se recortan en un 20% las subvenciones a partidos y sindicatos. Y yo ahora me pregunto, a los españoles se nos subió el IRPF, se nos subió ya dos veces la luz, se nos bajo el sueldo, ahora nos suben el IVA, ¿y ellos solo se reducen un 20% las subvenciones cuando ya apenas quedan ayudas al crecimiento? ¡Esto es un atraco!.

Tampoco he visto donde están las medidas que dicen que el señor Mariano Rajoy renunciará a los pluses, y con él todos los parlamentarios. Ni tampoco donde pone que los que viven en Madrid renunciarán a la ayuda por manutención que se les otorga en los presupuestos. Tampoco he visto aquello de la supresión de provincias, que ya se ha planteado en Italia; ni tampoco lo de limitar los sueldos en época de crisis de todos los políticos, que por norma cobran más de 6000 euros al mes, cosa que un español de a pie el que paga los impuestos ya no puede ni soñar. ¿Saben qué? Tengo una idea mejor, como a los políticos solo los necesitamos para los recortes, que la justicia ya tiene a sus jueces, cuando termine la sesión de hoy, que dimitan “temporalmente” todos y nos ahorramos todos sus sueldos de aquí a final de año. ¿El deficit? Se acabaría… O si no, que dimitan ellos y se vayan con la cabeza como la deberían de llevar ahora…

Más info | El País

¡Comparte!