Presión de los hosteleros contra la ley antitabaco

El que avisa no es traidor. Según parece, eso han debido pensar los hosteleros al enviar una carta a los senadores de los distintos grupos parlamentarios asegurándoles que, antes de cerrar sus locales y sus negocios, no dudarán en incumplir la reforma de la ley antitabaco que está previsto que entre en vigor el próximo 2 de enero.

Cuando queda menos de un mes para que comience a aplicarse la reforma de la ley, que entró en vigor en enero de 2006, todo sigue en el aire, especialmente la polémica y el enfrentamiento. Por un lado, entre el gobierno y el sector de la hostelería y, por otro, y como no podía ser menos, entre el PSOE y el PP.

Los hosteleros siguen defendiendo a capa y espada sus negocios, algo lógico y comprensible, puesto que es su forma de ganarse la vida, pero, al mismo tiempo, continuan apelando a las pérdidas ecónomicas que registrará este sector al prohibirse fumar en todos los espacios públicos cerrados. Eso está todavía por ver y no se pueden adelantar acontecimientos. Es cierto que la hostelería no atraviesa sus mejores momentos, pero no por la ley antitabaco, sino por la crisis que, no olvidemos, está afectando a todos los sectores, no sólo al de la hostelería.

Los hosteleros no se cansan de llorar y de pedir ayuda al gobierno, incluso suplican y prácticamente piden clemencia, como si con esta reforma de la ley el Gobierno fuese a herirles de muerte. Y, por si fuera poco, piden también ayudas económicas, subvenciones para todos aquellos hosteleros que realizaron reformas en sus negocios para cumplir la ley antitabaco desde enero de 2006. Todos los ciudadanos, al menos la mayoría, cumplimos las leyes, todas, y no por ello solicitamos al Gobierno que nos dé una ayuda económica.  Cumplir las leyes es una obligación de todos los ciudadanos, no sólo de los hosteleros.

Por otra parte, y dejando a un lado al sector de la hostelería, la polémica ley antitabaco ha suscitado un enfrentamiento también entre el Gobierno y la oposición. Mientras la ministra de Sanidad, Leire Pajín, ha asegurado que las Comunidades Autónomas apoyan la reforma de la ley y, por lo tanto, apoyan también al Ejecutivo de Zapatero, el Partido Popular parece estar de parte de los hosteleros y no deja de pedir que la la entrada en vigor de la reforma se aplace desde el 2 de enero hasta el 1 de julio y que los hosteleros que realizaron obras e inversiones en sus locales obtengan ahora ventajas fiscales. Lo que no sabemos es si esta postura del PP responde a un apoyo real y sincero a la hostelería o si, por el contrario, es únicamente una pose para, como siempre, llevar la contraria al Gobierno.

Veremos cómo acaba todo esto aunque lo más probable es que, como ocurre casi siempre, toda la polémica, el enfrentamiento y el barullo queden dentro de unos meses en agua de borrajas. Tiempo al tiempo.

Fuente | Público

¡Comparte!