Las pensiones; la última promesa incumplida de Rajoy

Se dice que quién te falla una vez, lo hará dos. Y tres, y a partir de la primera todas las que tú te dejes. Sin embargo, no dejarse es difícil cuándo hablamos de alguien al que hemos elegido en las urnas y un sistema democrático que hemos firmado todos nos lo impone durante cuatro años. Y no me he equivocado con la palabra impone, porque aunque la democracia es muy clara, algunos se saltan la mitad de las reglas y luego quieren aprovecharla para sus propios fines.

Y es que en una democracia que funciona, hay varios partidos. Cada uno de ellos le propone al ciudadano cosas por hacer en un programa electoral para que le voten, y luego promete usar dicho voto para gobernar conforme a esas promesas. Y aunque pudiéramos entender todos que no todas se pudieran cumplir, aquí al menos tendríamos que exigir lo que se nos exige en los pupitres, es decir un 5 para tener el aprobado. Así que si no se pueden cumplir todas al menos el 50% de ellas.

Pero el ejecutivo del señor Rajoy no es que haya incumplido promesas, o sea, que haya evitado hacer lo que prometió dejando pasar el tema, si no que ha hecho justo lo contrario. Dónde ponía bajar ha subido, y donde ponía subir ha bajado. Y si eso se aplica a bajada en lugar de subida de los recortes; y subida en lugar de bajada de los impuestos, es normal que España se cabree. Y al final, hasta el más incrédulo se ha dado cuenta hoy. Porque hoy han hablado de las pensiones; ya saben la última promesa incumplida de Rajoy

¡Comparte!