La huelga general del 29S: una historia de piquetes

Yo respecto a todo aquel que quiera ir a la huelga de mañana miércoles 29 de septiembre. Pero todo aquel que quiere ir a la huelga debe también respetar la opción de cualquier ciudadano a no asistir a ella.

En Galicia, ya se han oído voces y amenazas de los piquetes, los cuáles aseguran que quemarán supermercados y destruirán camiones de las empresas que no sucumban su voluntad de ir a la huelga el 29S

Señores, esto no es democracia. En los tiempos en los que vivimos, en los que nos cuesta cada día más llegar a fin de mes, un día menos de trabajo puede suponerle a muchas familias menos que llevarse a la boca. Por otro lado, teniendo en cuenta que la huelga, bajo mi opinión y la de muchos ciudadanos no resolverá nada, creo que no es justo que se impida a alguien que quiera trabajar que trabaje.

Así que, desde aquí, todos mis respetos a la huelga, pero para aquellos que quieran ir; pero también pido todo el respeto del mundo por velar por aquellos que quieren trabajar. Al fin y al cabo, esto es una democracia, precisamente por ello se convocan huelgas.

¡Comparte!

2 thoughts on “La huelga general del 29S: una historia de piquetes

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. luisme

    Pues yo queria comentar, que si por un lado los piquetes no dejan a la gente ir a trabajar, tambien es justo decir que los empresarios amenazan a sus trabajadores con el despido porque como la gente tiene contratos eventuales pues es de lo mas facil, a eso si que lo llamo yo extorsion, o vienes a trabajar o te despido. De eso no se habla en los medios, solo se habla de los piquetes. Pais de ignorantes.

Los comentarios están cerrados