La crisis que nos espera

Todo parece indicar que tras las cifras de Alemania publicadas la semana pasada, los aluviones de buenas noticias se han acabado. El pesimismo ha vuelto justo a dónde comenzó todo, a los EE.UU.

Los mejores economistas y banqueros se han reunido en Jackson Hole y se ha hablado de todo, menos de buenas expectativas, al menos a corto plazo. “Esta crisis durará casi 10 años en los países más endeudados -tanto EE UU como España están entre ellos-, y apenas llevamos tres desde que estalló”, explicó en una entrevista con este diario Carmen Reinhart, de la Universidad de Maryland.

Parece que todo durará mucho más de lo que entre otros, opina Zapatero. Y lo peor del asunto le cae a países como el nuestro.”La previsión más fiable era y es una recuperación inusualmente lenta, anémica, especialmente en los países más endeudados”, afirma el economista Paul Romer. Entre esos países están EE.UU, Reino Unido, Irlanda y como no, el nuestro, España.

Así que, cómo reflexión, no quedará otra que apretarse el cinturón, y esta vez usando el último punto de la hebilla y prepararse (sí, no esperar a que se nos caiga todo encima), para lo que está por venir.

De todos modos, alguna noticia esperanzadora todavía queda, y es que parece que dependemos de lo que tiren los otros países de la economía mundial y europea. Por suerte para España, Alemania está cumpliendo con su papel. Sigamos confiando en Merkel.

Y ya que de medidas económicas y restrictivas se habla últimamente, podíamos pedirle algunas claves a los alemanes, que por ahora son los únicos que lo están clavando en esto de salir airosos de la crisis.

¡Comparte!