Generaciones perdidas: el problema del paro juvenil en España

Lo cierto es que hoy me he levantado ojeando el diario El País, y me he encontrado con un artículo en el que la verdad, me siento en parte aludida porque soy de esa generación a la que todos nos han etiquetado como la generación perdida. Unos jóvenes que estamos preparados pero que no encontramos trabajo, y si lo hay es tremendamente precario. Desde el diario buscan poner un punto positivo a todo esto, que no está mal, pero bajo mi punto de vista, la comparación de nuestra generación con la de nuestros padres es un tanto vaga.

Suponer que los jóvenes de hoy no vamos a vivir peor que nuestros padres, porque aquellos en la época lo que mayoritariamente querían era tener una familia, es decir casarse, tener hijos y comprarse la casa como meta de vida, y a nosotros eso no nos interesa con los 24, 25, 26 años que tenemos de media, no me parece vinculante.

Es cierto que antes había que trabajar igual o más que ahora. Es cierto que los pisos de nuestros padres hubo que pagarlos con mucho sudor. Es cierto que ni antes nadie daba nada, y que ahora tampoco. Pero es también cierto que antes trabajo había, en un lado u otro. Es cierto que antes se cobraba menos de lo que aspiramos hoy porque los padres no estaban formados como nosotros. pero también es cierto que la mujer en la mayor parte de los casos se quedaba en casa y no trabajaba.

Con todos esos puntos sobre la mesa, nuestros padres, con mucho esfuerzo han pagado el piso, han hecho que sus hijos crecieran y se formasen y solo con un sueldo. ¿Sería posible hoy? Tengo mis serias dudas. Y el optimismo, está muy bien pero lo cierto es que esta generación tiene las cosas muy crudas.

Más info | El País

¡Comparte!