El mayor fraude a los españoles: fraude bancario, fraude político y fraude europeo

Hoy vamos a hablar o mejor dicho, a reflexionar sobre lo que está ocurriendo en la calle y porque los españoles se sienten tan defraudados como están demostrando en sus continúas protestas que ya no vienen desde un único sector, y ni tan siquiera son todas convocadas por los sindicatos, si no que llegan de casi cualquier español y son espontáneas, es decir, que el malestar crece casi tanto como crece la presión fiscal impuesta por el ejecutivo de Rajoy.

Bajo un punto de vista personal, creo que los españoles sienten que les han hecho un triple fraude, porque así, de golpe y sin previo aviso nos hemos topado con un fraude bancario, con el asunto de las preferentes y todo el dinero que han despilfarrado en sueldos mientras los deshaucios continúan; el fraude político, porque los señores del PP han hecho lo contrario a lo prometido y continúan con sus privilegios; y el fraude europeo, de una Europa que nos pide mucho más de lo que podemos darles.

rescate España

Todos esos fraudes que han atacado la conciencia del español de a pie se agravan por cómo se muestra el actual ejecutivo en el poder, que parece haberse emborrachado no solo de su mayoría absoluta, con la que gobierna a golpe de decreto sin recordar que estamos en democracia y que la mejor manera de demostrarla no es solo buscando representar a la mayoría de España, si no también aplicándose de forma equitativa las normas que se le piden a los demás.

Y claro, cuando nos encontramos a una Fabra que dice un enérgico “que se jodan“, luego se disculpa con pocas luces, no se renuncia y además en su Twitter tacha casi de terrosistas a quienes se manifiestan por sus derechos, pero nadie le toca su nómina de más de 50.000 euros anuales; a una Cospedal que asegura que la pancarta no es la solución, si no apoyar al gobierno, mientras ella mantiene tres cargos; o a un Montoro que miente más que habla diciendo que el recorte a los funcionarios no es recorte, la calle arde, y no es de extrañar, porque nos han dado demasiadas razones.

Y no se equivoquen, porque los españoles ya no nos tragamos que la culpa sea de los funcionarios que no trabajan, como nos ha hecho creer; ni tampoco de la crisis inmobiliaria que ha afectado a los bancos; ni tampoco de que las condiciones las ponga Europa. Se les paga, señores del PP, por gobernar, y gobernar es elegir. Y si no saben elegir bien, quítense que ya vendrá otro que lo haga, y al menos, los españoles nos ahorramos sus sueldos y sus prestaciones y el fraude político. Aprenderemos a convivir con el fraude europeo y el bancario, y todo a base de pancartas. Les guste a ustedes, o no

¡Comparte!