El líder ultraderechista francés Le Pen visita el polémico templo Yasukuni

Tokio.- El presidente del francés Frente Nacional, Jean-Marie Le Pen, y otros representantes de la ultraderecha europea visitaron hoy en Tokio el polémico templo Yasukuni, que honra a los soldados nipones muertos en combate, incluidos algunos criminales de guerra.

La visita se produjo la víspera del 65 aniversario de la rendición nipona en la II Guerra Mundial, fecha en la que miles de japoneses acostumbran a acudir al santuario en medio de la suspicacia de China y Corea del Sur, que lo consideran un símbolo del nacionalismo nipón.

Sobre la polémica que rodea al templo, Le Pen subrayó a los periodistas que lo que es importante es el espíritu de la gente que murió combatiendo por su propio país, indicó la agencia local Kyodo.

Junto con el líder ultraderechista, de 82 años, acudió al templo el vicepresidente del Frente Nacional (FN), Bruno Gollnish, además de otros delegados que asisten en Tokio a una reunión organizada por la agrupación ultranacionalista japonesa Issuikai.

En ese encuentro, que comenzó el miércoles y concluirá mañana, participan cerca de 90 miembros de grupos nacionalistas y de la extrema derecha de Japón y Europa.

El templo de Yasukuni rinde homenaje a los millones de caídos de Japón durante conflictos armados entre 1853 y 1945 y a 14 notorios criminales de la II Guerra Mundial.

Las naciones asiáticas que sufrieron el nacionalismo nipón en el siglo XX lo consideran un símbolo del militarismo de este país, por lo que las visitas de políticos y personajes notorios suelen suscitar agrias controversias.

Entre 2001 y 2006 el entonces primer ministro, Junichiro Koizumi, realizó varias visitas a Yasukuni, en medio de duras críticas de Corea del Sur y China.

Tras Koizumi ningún primer ministro nipón ha visitado el santuario, y el actual, Naoto Kan, también ha adelantado que no tiene intención de hacerlo este, domingo, cuando se cumplen los 65 años de la rendición japonesa.

La agrupación ultranacionalista nipona Issuikai, promotora del encuentro de delegados de extrema derecha en Tokio, fue creado en 1972 por un grupo de seguidores del escritor Yukio Mishima, quien se suicidó en 1970 tras fracasar en su intento de que el Ejército nipón se levantara en armas para derrocar al Gobierno.

Fuente de la noticia