El islamismo, una financiación desde dentro

El problema del aislacionismo islámico se basa precisamente en que no se sabe como, los musulmanes más radicales encuentran los métodos más diversos de financiación para mantenerse aislados de una cultura en la que viven pero no consideran como suya. Y ahora el CNI ha lanzado una nueva alerta porque resulta que detrás del financiamiento del islamismo más puro se encuentran muchos países que no son ajenos al movimiento, aunque en la fachada podrían pasar como tales. Hablamos de los grupos de musulmanes que se encuentran en España, y que han llegado para convertirse en guetos que con sus tradiciones buscan desestabilizar una cultura que tendría más que ofrecerles que que quitarles.

El informe anuncia que son hasta seis los países musulmanes que financian este movimiento radical en España, y entre ellos nos encontramos Arabia Saudí, Kuwait, Catar, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Libia y Marruecos. Una financiación cuyo único propósito es el de controlar al musulmán. Controlar que no se integre, controlar que mantenga unas tradiciones, que ya no son orar, si no no escolarizar a las niñas, obligar a matrimonios pre-acordados y otra serie de prácticas que quitan el sentido al derecho democrático.

Yo soy de las que pienso que un mundo multicultural nos puede hacer crecer como seres humanos. Y ser multicultural no significa renunciar a lo tuyo, significa aportar con lo tuyo al bienestar de los demás. Y si tu bienestar se basa en unas tradiciones que niegan el derecho de la educación a la mujer, o prohiben que cada cual pueda contraer matrimonio con quien desea, entonces más vale mirar al futuro, y hacer cuentas de lo que de verdad conviene

Noticia | El País

¡Comparte!