El gobierno odia a los hosteleros

El título da para mucho la verdad. Y aunque podría decir que en este momento el PSOE odia a casi todos sus ciudadanos, lo cierto es que el sector hostelero, por cierto, uno de los que más pIB mueve en España, es uno de sus peores enemigos. Y la verdad, es que si no se dedican a la hostelería puede que no conozcan muchas de las estúpidas, atrasadas y recaudatorias normas que se han aprobado.

Empezando evidentemente por la ley antitabaco, esa que hace, que muchos ya no vayan al bar, o que las puertas parezcan hormigueros mientras dentro los camareros se mueren de risa, el gobierno no se ha quedado ahí, sino que ha ido mucho más lejos.

Porque como los ciudadanos somos unos imbéciles que no sabemos lo que debemos de hacer, y el gobierno, parece empeñado en mostrarnos el camino, como si de una religión se tratase, Zapatero se preocupa por nuestra salud. Así, en lugar de prohibir el tabaco, las máquinas de juego o el acohol que tanto llenan sus arcas, ha decidido fastidiar al hostelero, poniéndole estrictas normas que si se salta, las paga con una buena multa a sumar al porcentaje de impuestos que ya ha abonado en todos esos conceptos.

Así, si usted tiene un bar, no puede promocionar bebidas alcohólicas, porque incurre en delito de incitación al alcoholismo. Así que olvides de intentar atraer clientes en medio de una gran crisis, con promociones del tipo 2x 1, o de cañas a mitad de precio. Y si pensaba invertir para abrir un negocio de hostelería, prepárese para un largo proceso si quiere poner una máquina tragaperras, porque de esas, aunque den beneficios, hay que preocuparse por la ludopatía. Eso, sí, de prohibir nada, que son muy rentables con los impuestos. Solo toquémosle un poco más las narices a los hosteleros, que todavía no han tenido bastante. ¿Y luego se preguntan porqué estamos a la cola de Europa?

¡Comparte!