El chavismo sin Chávez

Construir un proyecto político sobre un líder tienes sus pros y tiene sus contras. Probablemente en el caso del chavismo hayamos visto como todos sus pros llevan 14 años dominando no solamente la escena política de Venezuela, sino de buena parte de Latinoamérica e incluso de otros países, dadas las relaciones que mantenía con Libia, Bielorrusia, Irán o incluso Siria. La muerte de Hugo Chávez ha concentrado a líderes políticos de lo más diversos, y no solo a los propiamente allegados al caudillo, sino también Chile, con Piñera al frente que poco tiene que ver con el sistema socialista ha decretado por ejemplo días de luto. ¿Días de luto por la muerte de un presidente enfermo de otro país? Sin duda esa es una de las pocas cosas que solo Chávez pudo conseguir. Un culto tan absurdo a la personalidad y un pelotilleo por parte de líderes y aliados que hacía décadas no veíamos en la escena mundial.

chavez

Los que fueron, lo hicieron por dinero. El que más y el que menos. Aunque a los “aliados” se les dio un papel protagonista. Y no hubo más que ver los minutos dedicados al líder iraní, a Raul Castro o a su compañero Evo Morales, que huérfano se mantenía en la primera fila con los actuales líderes del chavismo.

Pero dejando los comentarios del pasado, de lo que consiguió en materia política Chávez, el presente se vuelve oscuro. Un chavismo sin Chávez es como pensar en un movimiento que nació por y para ensalzar a un único lider y que ahora tiene que seguir sin él y sin planificación alguna. La Constitución que no cumplen en manos de Maduro y con las iniciales de quién debería asumir, Diosdado Cabello; la banda presidencial de presidente encargado al revés; la poco congruencia del discurso del nuevo presidente encargado hasta que se convoquen elecciones; y otros asuntos que se ven en primera persona da a entender que además de las divisiones internas  y de una oposición más fuerte que nunca, el chavismo sin Chávez está perdido, está a la deriva, es un barco que no sabe que rumbo tomar. Al fin y al cabo durante 14 años nunca el comandante de la nave dejo que algúnd elfín tomase el timón, y ahora, no saben tomarlo. Porque además de la falta de práctica, hay que sumar la escasa competencia en materia cultural. ¿Un cáncer que se provoca? Solo alguien con los estudios de quinto de primaria podría atreverse siquiera a decir tal cosa.

Imagen | www_ukberri_net

¡Comparte!