De recortes necesarios y otros apaños varios del PP

Creo que muchos aún no tienen claro lo que significa gobernar. Y aunque parezca que es una definición complicada, en realidad lo complicado es hacerlo bien. Porque gobernar un país no significa que tomar decisiones para su futuro, tanto más inmediato como más lejano y buscar lo que se considera mejor para la mayoría de los ciudadanos. Precisamente por eso, cuándo un gobierno osa decir “no quedan más opciones” hay algo que no va bien. Algo falla. Y si si fueran un gobierno de los de verdad, honrados y válidos dirían. Oiga, que yo no puedo gobernar. No hay salidas. Y dimitirían. Sin embargo, de esos políticos, por mucho que la señora de Cospedal los defienda con tres sueldos y cargos, ya no quedan.

pp

Por eso me indigna cada vez que se habla de recortes necesarios. ¿Necesarios para qué? Los recortes necesarios son aquellos que vienen de una decisión, tomada por el interés de la mayoría de los españoles, y sinceramente, no creo que a España le venga mejor tener una sanidad y una educación más cara, mientras que seguimos viendo asesores a cientos en todos los gobiernos, junto con coches oficiales que se cuentan a miles. Tampoco creo que le venga mejor a España reducir funcionarios, con el nivel de paro que tenemos, mientras los políticos se nos han multiplicado en lo que parece un circo de payasos. Y ya para colmo, mientras hay quien se preocupa solo por comer, o por salvar su casa, no me parece que el interés de los españoles número uno sea debatir la ley del aborto.

Así que en lugar de confundir los tomates con rescates, los señores del PP se deberían plantear no confundir necesario con favor político, y que si un gobierno no puede elegir, ya no puede gobernar. En cuanto estos conceptos estuviesen claros, podríamos empezar a hablar de política, mientras tanto, esto es una farsa para quedarse con la silla, que debe ser muy cómoda…

¡Comparte!