De pensionistas que no se jubilan

Hoy quiero hablar de la que es una realidad, sobre todo, en las poblaciones más pequeñas, y en los lugares en los que las personas suelen vivir más años, o en los que la población mayoritaria ha ido envejeciendo. El caso particular que puedo contar es el de Galicia, pero no es diferente a la realidad que se vive en otras regiones de España, del tema que trato hoy, y que he decidido titular; de pensionistas que no se jubilan.

Y es que no son pocos, los que disfrutando de una pensión, siguen trabajando por cuenta propia sin pagar ni un solo centavo. Si intento ponerme en su lugar, entiendo que la crisis es para todos, y que en muchos casos sus pensiones son tan pequeñas que tienen que hacer de todo para llegar a fin de mes. Sin embargo, si pienso en todas las señoras mayores que venden sus propias frutas y verduras, en los pescadores jubilados que venden el pescado a un precio mucho menor, y en tantos otros casos, y me pongo a echar cuentas, pierden más que ganan. Porque lo que se llevan a casa, supone no solo que le quiten las ventas a quien paga por ejercer su trabajo, sino que en muchos casos, esas tiendas no crecen y contratan personal, que podrían ser sus hijos o nietos, precisamente por estas prácticas.

Y claro, si usted no paga la SS, o a Hacienda, está en un buen lío, pero a estas personas el gobierno no intenta ni ponerle freno. ¿El porqué? Son poco rentables económicamente, y además se pierden votos. Y el que paga impuestos, no importa si gana menos, basta que los pague. Y luego se quejan del paro.

¡Comparte!