Con los rancios del PP y los rancios del PSOE

PP

Recuerdo un artículo que escribí no hace mucho en nuestro blog que llevaba por título Rancia Derecha. La verdad es que no lo había olvidado porque lo que allí dije sigue siendo un tema realmente vigente en el mundo político de esta semana, y sobre todo en el afán del PP en demostrarse incapaz de buscar un modelo que favorezca a los ciudadanos con medidas conservadoras, que se supone es la esencia del partido, sino que se sirve de lo conservador para mantener su status quo de poder y mantener a todas las sanguijuelas que históricamente forman parte del negocio político. Pero es que resulta que estos señores, hoy en voz de Hernando, portavoz del grupo en el Congreso.

Lo más rancio ha vuelto, dice él. Evidentemente la frase no es casual, sino que se pronuncia en un momento en el que el PSOE se re-construye, porque pese a que el PP no ha solucionado nada, sino empeorado la vida de los españoles de todas las clases sociales, que ahora pagan más impuestos para tener menos; el partido socialista ha sido cómplice de muchos de estos desastres, porque temas tan delicados como deshaucios o preferentes se iniciaron en el mandato anterior. Pero aquí lo que importa es esa frase. La de “lo rancio”

Parece que nadie dentro de la política quiere ser rancio. Ser rancio es de mal gusto y no da votos. O eso parece. Pero vayamos a ver que significa rancio, aunque nosotros ya lo hayamos insinuado en Rancia Derecha, para ver hacia quien está la balanza de la razón. La RAE dice:

Se dice de las cosas antiguas y de las personas apegadas a ellas

Tomamos la segunda definición porque la primera habla de alimentos. Y ni PP ni PSOE lo son. Así que tenemos que lo rancio es lo viejo, y aquellos que se apega a estos ideales del pasado, rancios. Umm… da que pensar. Y es que si vamos de nuevo a la RAE y buscamos el significado de conservador tenemos que:

Especialmente favorables a la continuidad en las formas de vida colectiva y adversas a los cambios bruscos o radicales

¿Entonces? A la hora de llamar rancio a alguien, me da la impresión de que lo que hace el PSOE es precisamente plantearse un cambio de modelo, un camino hacia lo progresista. Vamos que no quiere quedarse inmutable ni con ideales del pasado. O al menos eso es lo que nos han hecho ver en su conferencia de este fin de semana. Pero el PP mantiene en su discurso que continuará con el camino marcado, que actualmente no es más que una mezcla de políticas conservadoras y liberales aplicadas al máximo nivel. ¿Quién es el rancio? Desde luego, yo lo tengo claro y la dialéctica no parece ser cosa en la que Hernando destaque.

Imagen | PP Madrid

¡Comparte!