Casi la mitad de los empleos públicos se contratan a dedo

El 40%, es decir, casi la mitad de los empleos públicos de 2009 fueron contratados a dedo, sin haber aprobado antes una oposición.  Según el  Boletín Estadístico del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas, sólo el 60% del total de los trabajadores de las admnistraciones central, autonómicas y locales, que supone 2.698.628 personas, son funcionarios, 1.618.474, mientras que un 26% son personal laboral, 709.491 trabajadores,  y un 13%, 370.663 personas, están catalogados como otro personal, que incluyen interinos y personal de confianza.
Así, de estos datos se desprende que el 40% de los trabajadores de las administraciones públicas que no son funcionarios, sino personal laboral, interino y de confianza, han logrado su puesto de trabajo sin una oposición. Llama mucho la atención estos datos precisamente ahora que el Gobierno está repitiendo una y otra vez que está recortando el gasto de personal del Estado. ¿Qué opinarán de todo esto todos los funcionarios a los que se les quiere rebajar el sueldo? ¿Todas esas personas que han pasado muchos años de su vida preparando unas oposiciones?
Asimismo, mientras el Gobierno trata de rebajar el gasto de personal del Estado, no hacen lo mismo las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos. Por supuesto, la principal culpa de esta situación la tienen las propias Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos, pero también el Gobierno por no llamarles la atención sobre esta cuestión. Como se suele decir, consejos vendo y para mí no tengo.
Menudo panorama más desolador el que tenemos delante. Con más de cuatro millones de parados, son muchas las personas que han optado por buscar oportunidades dentro de la crisis y preparar unas oposiciones buscando conseguir de esta forma un empleo fijo, seguro y más o menos bien remunerado. Sin embargo, ahora nos encontramos con la noticia de que casi la mitad de los empleos públicos del pasado año 2009  fueron designados a dedo y ocupados por personas que no habían aprobado una oposición. Si las empresas privadas no dejan de despedir trabajadores y no crean puestos de trabajo y parece que aprobar unas oposiciones cada vez cuenta menos para lograr un empleo en la Administración, ¿qué nos queda?
Fuente | ABC