Berlusconi amenaza con elecciones anticipadas si se debilita

“El camino es estrecho y al primer incidente, vamos a unas elecciones”, le citaron el martes los diarios italianos diciéndoles a senadores de su partido, el conservador Pueblo de la Libertad (PDL), en una cena privada a última hora del lunes.

Berlusconi afrontará su primera prueba de fuerza desde que se rompiera la relación con el presidente de la Cámara Baja, Gianfranco Fini, el miércoles cuando el Parlamento vote sobre el destino de un alto cargo del Gobierno.

El resultado será un indicador del equilibrio de poder en el Parlamento tras la ruptura con el cofundador del PDL.

Los parlamentarios votarán sobre una moción de censura presentada por la oposición contra Giacomo Caliendo, subsecretario de Justicia investigado por su supuesta participación en una conspiración para fijar nombramientos políticos y judiciales.

Caliendo ha negado las acusaciones y rechazó las peticiones que solicitaban su renuncia. Berlusconi manifestó que Caliendo tiene su completo apoyo.

En un correo electrónico a Reuters, Caliendo dijo que fue interrogado por magistrados el 30 de julio y les dio información que confirmaría su total inocencia.

El Gobierno no tendría que dimitir automáticamente si la moción contra el alto cargo es aprobada pero podría suponer el tipo de revés simbólico que Berlusconi ha indicado que no toleraría.

Fini y sus partidarios han formado un grupo disidente en el Parlamento, con 33 miembros de la Cámara baja – suficiente para privar al Gobierno de su mayoría en la sala – y 10 miembros del Senado, lo que reduce su mayoría a dos votos.

Si el Gobierno dimite y el presidente de Italia – cuyo papel es principalmente institucional – no consigue formar otro, puede disolver el Parlamento y convocar elecciones anticipadas, que habitualmente se celebran unos dos meses más tarde.

REGATEO DE VERANO

Comentaristas políticos dicen que Fini está tratando de alcanzar un acuerdo con dos pequeños partidos centristas opositores – UDC, encabezado por el ex presidente del Parlamento Pierferdinando Casini, y API, que dirige el ex alcalde de Roma Francesco Rutelli.

La UDC y la API tienen 39 y 8 escaños en el Parlamento, respectivamente, y los comentaristas dicen que el bloque de Fini está negociando con ellos para que se abstengan en la votación, algo que la formación rebelde ya ha anunciado que va a hacer.

Aunque esta estrategia podría permitir a los partidarios de Berlusconi tumbar la moción de censura, el campo de Fini podría ser una advertencia en voz alta para demostrar cuánta fuerza tienen.

El hecho de que los lugartenientes de Berlusconi no pudieran retrasar la moción hasta después del parón veraniego pone de manifiesto la situación del Gobierno.

Berlusconi terminó su alianza con Fini después de meses de luchas verbales con el hombre que una vez fue su más leal compañero de coalición, pero al que le irritaba el dominio que ejercía el primer ministro sobre el partido que ambos crearon.

La abrupta ruptura ha sumido a Italia en la confusión en un momento en que los mercados financieros analizan si el Gobierno puede aplicar un paquete de austeridad de 25.000 millones de euros aprobado por el Parlamento la semana pasada.

Fini dice que su grupo apoyará al Gobierno mientras que mantenga su programa electoral, pero no dudará en combatir las propuestas que vayan contra “el interés general”.

Fuente de la noticia

¡Comparte!